en escalada

Bloque en la Silla

Colchoneta, pies de gatos y una cámara de fotos son a mi entender el material necesario e imprescindible para el deambular por el bosque entre las rocas, para pasear entre las piedras acotando bien el terreno para que nada se nos escape, con calma pero con ansia de subirnos al lomo de un bloque por donde podamos. Tiene el boulder ese plus de tranquilidad, casi de desgana, donde no existe esa emergencia por movernos rápido que tienen otras disciplinas en la montaña. Solo el nervio cuando nos enfrentamos a un problema y tenemos que apretar ante una sucesión de pasos encadenados. En la escalada de bloque se destapa el carácter más ludico y social de esta actividad deportiva en la naturaleza. Por que hacer bloque es escalar, pero también es una constante conversación, es reírse, estar entre amigos, relacionarse, aprender y para el fotógrafo no parar de tomar imágenes desdes distintos angulos.

La fotografiá de escalada tiene un gran atractivo en lo deportivo, pero también en lo salvaje de la actividad, con un gran poder visual que transmite la imagen del escalador en plena acción. Un cóctel explosivo y muy sugerente que no podía pasar inadvertido para el fotógrafo de naturaleza.

De mi paseo por algunos de los sectores mas conocidos de la escuela de bloque de la Silla en San Lorenzo del Escorial resultaron algunas fotos en las que intente reflejar todo esto que os comento.

BLOQUE EN LA SILLA